Comprando un auto en New Zealand

Siempre estuve en contra de tener un auto en Santiago. Con tanto imbécil y asesino al volante, tantas calles en mal estado, en una ciudad planificada sólo para autos y ya atochada de tantos autos, con mucha contaminación acústica y ambiental, donde las ciclovías son una burla para cualquier ciclista y son usadas como estacionamientos, donde las personas se vuelven esclavos del auto, pagando estacionamientos y seguros. Donde el auto en vez de darte más libertad, vuelve a mucha gente unos energúmenos. Donde el transporte público, te transporta peor que el camión de la basura. En una ciudad enferma como Santiago, nunca estuve de acuerdo con tener auto.

Nosotros veníamos con la idea de hacernos de un autito a penas llegáramos a NZ, habíamos leído mucho al respecto y encontrar autos en buen estado y a buen precio acá, era demasiado sencillo. En Nueva Zelanda, tener auto, no es un lujo. Acá de verdad que vas a necesitar un auto sobre todo en los pueblos más alejados donde el transporte público o no existe o es caro. Pero tenemos suerte de estar instalados en una ciudad donde hay transporte público para todos lados, pero nuestros dilemas fueron:

– Los horarios, pasan puntuales en sus horarios. Osea, si tienes que bancarte una espera de 24 minutos, cagaste y punto, porque no tienes otra línea que te sirva ni otra micro que pase antes.
– La tarjeta kiwibip si no tienes la tarjeta (lo que sería como la BIP en Chile) en un pasaje de ida y vuelta en un solo recorrido, se te van fácilmente 5 dólares NZ ($2.500 chilenos en un ida y vuelta un adulto).
Los recorridos, para encontrar el recorrido que te sirve puede que tengas que caminar demasiado. Los primeros 10 días en Christchurch, caminamos kilómetros y kilómetros, ya que los trayectos eran cortos y caros en los microbuses de acá. Nos dolía la guata botar la plata asī. Mejor caminar y comprarse algo para el hambre

No terminábamos de desarmar nuestro departamento en Santiago y ya veíamos la publicaciones de ventas de autos en los grupos de facebook. Sí, queríamos tener nuestro auto.

Alex fue quien se puso de cabeza a buscar. Opciones, hay, al por monton. Autos desde el año 1990 en muy buen estado con precios desde los 800 dólares NZ ($400.000 chilenos), una ganga.

LA BÚSQUEDA DEL AUTO

Primero que nada, nos dijeron, “no compren un auto backpackers, por mucho que les digan que recorrieron la isla norte y sur en él“. Un auto backpakers es una auto de mochileros, de dudosos cuidados y mantenciones. Es un riesgo.
Segundo, el kilometraje. Como son autos viejos, de la década de los 90’s, ideal es que no superen los 200.000 kilómetros.
Tercero, revísenlo, manéjenlo y llévenlo a un mecánico.
Cuarto, que no tenga ni WOF vencido ni por vencer (que es la Revisión Técnica), ni la registration vencida ni por vencer (es el pago de la patente). Esta se hace cada 3, 6, 9 o 12 meses.
Ah! Y quinto, no compren un Subaru. Todos mueren al poco tiempo.

Ok, después de esos datos, comenzó el filtro.
Hay autos que se ven impeques pero tienen 400.000 kilómetros. NEXT!
Autos con WOF vencida. NEXT!
Autos con el motor oxidado. NEXT!
Autos que se ven bien solo en fotos. Parece que aplican photo edición. NEXT!

Fuimos a un remate de autos, igual que en el de las películas. Podíamos revisar los detalles del auto por internet y nos había tincado un Nissan. Fuimos, llegamos y no estaba el que queríamos. Chao.
Alex, a través de los grupos de facebook de gente en Christchurch, contactó a varios vendedores, pero ninguno cumplía con las expectativas. Por último, a través de Trade Me (algo así como mercadolibre) contactó un auto que a penas lo ví, me encantó.

Las opciones de autos acá son: sedan, station wagon o una van. El sedan, no me tincaba mucho, porque en caso de necesitar dormir en el auto se vuelve ultra incómodo. Un station wagon, basta con bajar el asiento trasero colocar un colchón de viaje y listo. Y una Van, es una casa móvil, pero ocupa más bencina.

LA COMPRA DEL AUTO

Día miércoles 22 de octubre. 9 días desde que llegamos a New Zealand. Fuimos a ver un Mitsubishi (el que me gustó mucho), el vendedor, un aleman con un perfecto inglés y muy amable, nos mostró el auto, los desgastes normales por el paso del tiempo (auto de 18 años). El auto, la verdad, se veía impecable. Lo tenía asegurado, con documentación por vencer en Enero 2015, cambios de aceite y mantención al día, uno de los neumáticos nuevos y los otros en buen estado.
Sin más titubeos, lo compramos. Entramos a su casa, (nos hizo sacarnos los zapatos), hicimos la transferencia electrónica. El auto lo vendía a $1.400 NZD y lo ofertamos en $1.100 NZD, ya había aceptado desde antes. Nuestro presupuesto era de 1.500 NZD asi que nos ahorramos un buen resto. Fuimos al post shop a hacer el cambio de dueño, trámite que demora 5 minutos y sale 9 NZD ($4.500 chilenos). Ya éramos dueños de nuestro primer auto.

Eso si, como mi experiencia manejando se remonta a unos 10 años atrás, en automático, de noche y con poco tráfico, entenderán que había perdido toda motricidad fina en un mecánico sin manejar en casi 9 años. Además, esta vez tendría que manejar un mecánico, con el volante a la derecha conduciendo por la pista izquierda. Por lo mismo, y antes de mandarme cualquier cagada, ya que solo yo manejo y tengo licencia (que la saqué 3 días antes de viajar), aseguramos el auto por 6 meses en caso que atropelle a alguien o choque a otro auto, ya que acá, todo si que es más caro y no quiero quedarme trabajando en NZ para pagar los gastos hospitalarios de alguien u.u El seguro salió la módica de $218 NZD ($109.000 pesos chilenos) que cubre lo ya mencionado osea, todo, menos mi auto xD jajaja!

Con llaves en mano, nuestro compañero de Ruta <3
Con llaves en mano, nuestro compañero de Ruta ❤ (nosotros sólo habíamos ido con la intención de ir a ver el auto, y por ahorrar, pedimos prestadas las bicicletas a nuestro flatmate)

Asi que ahora que tenemos auto, nos pusimos a buscar pega, viajamos a donde queremos, nos movemos libremente en la hermosa ciudad de Christchurch y sus alrededores. El auto consume poco, a 10 días de tenerlo ya manejo muuuucho más tranquila, entro a carreteras con un sin fin de curvas pero me dan ganas de chelear, y cago -.-‘ Cuek! Me quedo con las ganas de chelear.

Concentrada manejando por las carreteras de New Zealand
Concentrada manejando por las carreteras de New Zealand
Mi compañero de vida y nuestro compañero de ruta.
Mi compañero de vida y nuestro compañero de ruta.

Tenemos un auto porque queremos. Ya que acá el que no tiene, es porque no quiere, o no tiene licencia (dicen) jajaja.

Y la licencia? Basta con la mia chilena. Acá la traduje con un traductor autorizado (valga la redundancia) y por 40 dólares, puedo andar tranquila por las calles de New Zeland.

Anuncios

3 comentarios sobre “Comprando un auto en New Zealand

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: