Merry Christmas in New Zealand

Lamento mucho la demora de esta entrada, pero de tener el computador malo, no poder sacar las fotos de la cámara, y de casi 7 semanas de trabajo, en las que las últimas 3 han sido de arduo y duro trabajo, no he tenido mucho tiempo ni ánimo de escribir, el cansancio se ha apoderado de mi cuerpo, el sol en esta región del país está pegando fuerte y si bien del trabajo nos desocupamos pasadas las 16hrs, el sueño se hace presente y ya a eso de las 21hrs funcionamos por inercia.

Pero no estamos aquí para leer lamentos, sino para contarles de nuestra navidad en Christchurch.

Primero que todo debo decir que la ciudad no es fome para celebrar, sino que es MUY FOME. Habiendo tremeeeendas casas, sin rejas por cierto, la gente no decora con locura, de hecho, NO DECORA!! Con suerte vimos un par de casas cuando salíamos de noche con Alex (y cuando digo un par, es que de verdad habrán sido 2 o 4 casas a lo más). De verdad extrañé las luces, los colores, la roja navidad, naaaaaada, así de fome y aburridos. De hecho, nuestro flatmate (nuestro arrendatario y dueño de casa), ni arbolito navideño puso. No sé si será por el hecho que estaria afuera ese fin de semana, o porque simplemente no está “ni ahí”.

Como ya saben, en casa viven otros dos roomies, un irlandés que creció en New Zealand y un kiwi que vive de lunes a viernes en casa y todos los fin de semana viaja a Auckland porque allá tiene a su familia, además de nuestro flatmate y su hijo de 7 añitos. Nosotros queríamos arrancarnos y no pasar con ellos estas fechas. Nos salió el tiro por la culata (no sé que es la culata). Resultó ser que todos viajaron. Hasta nuestro flatmate viajó con su hijo y nosotros tendríamos la casa para nosotros solos. Nos vino buenísimo, ya que no gastaríamos dinero innecesariamente buscando donde quedarnos o qué hacer. Acá fueron 4 días de fin de semana largo, 25 Navidad y 26 Boxing Day (si quiere saber qué es el Boxing Day, haga click AQUÍ), ambos feriados más sábado y domingo.

La semana de navidad, trabajamos de lunes a miércoles y los 2 public holidays (feriados), nos los pagaron como si hubiésemos trabajado 8 horas diarias, no lo esperábamos así que estábamos re felices. Como ya sabíamos que nos quedaríamos en casa para navidad, decidimos hacer una cena navideña a nuestra pinta. Como ya vivíamos solos hace 2 años en Santiago (por si alguien no lo sabía o no lo recordaba), prepárabamos la cena para 2 y abríamos nuestros regalitos, no poníamos arbolito ni pesebre ni cosas, pero a mi si me gustaba decorar con luces y colores de navidad.

Andábamos antojados de asado así que tiramos una carnecita a la barbecue (parrilla a gas muy famosa por acá), pero resultó que quedaba menos gas del que esperábamos así que terminamos de cocinar en el horno. Comprar otro gas de 9 kilos nos salía 40 dólares, y era mucho para terminar de cocinar un pedazo de carne para 2, no valía la pena la verdad. Preparamos las ensaladas y nos sentamos a comer los 2, tranquilos, en la calma de la noche.

DSC_0016
Preparando el asado
DSC_0024 (2)
Salute!
DSC_0026
Nuestra cena (el pollo quedó así porque lo asamos con mostaza) nom nom nom

Una amiga del trabajo, Isabel, también chilena, nos invitó a su casa a pasar la navidad. Por supuesto que dijimos que si. También fue otro compañero de trabajo, Allan, un francés muy buena onda y conocimos al novio de Isa. Había mucha más gente, así que estuvimos en muy buena compañía entre chilenos, argentinos, franceses, y un inglés.  Una navidad tranquila, diferente, pero muy agradable. Y entre todos, los únicos idiomas que podíamos hablar era inglés y español, una real locura, pero muy entretenido. Muy buena onda todos, nada que decir de los viajeros del mundo, un 7 como personas.

Navidad Internacional :)

Luego que regresamos a casa abrimos nuestros regalos, obvio, no pueden faltar los pequeños presentes. Antes de navidad hicimos lo siguiente. Nos dimos un monto máximo cada uno, que no se nos saliera del presupuesto y nada de volverse locos con tonteras y con eso debíamos hacer un regalo al otro.
Alex me regaló una tarjeta navideña, un conjunto de aros y collar y un libro de viajes. Yo a él le regalé un mapa de New Zealand donde supuestamente marcará todo lo recorrido y un casco de bicicleta que le hiciera juego con su tricota, quedó más contento mi bonito. Y Obvio, yo también (tanto que me gustan las libretas, cuadernos y hojas con diseño).

Regalitos :)

Fue una jornada tranquila junto a mi Mio, conociendo gente y compartiendo con otros. El resto del fin de semana nos dedicamos a dormir y comer. No hicimos nada productivo.

Un argentino que lleva 3 años viviendo en NZ y tiene de novia a una kiwi (neozelandesa), nos contaba que acá no celebran la noche buena, sino que la navidad comienza la mañana del 25 con desayuno, luego el almuerzo y la cena, están todo el día de fiesta en familia reunidos y los regalos los abren el 26. Las costumbres son diferentes, pero con quienes estuvimos esa noche, lo pasamos de lo mejor.

En la próxima entrada le contaremos del año nuevo y nuestras mini vacaciones recorriendo la isla sur.

Un abrazo a todos

Anuncios

Un comentario sobre “Merry Christmas in New Zealand

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: