Happy New Year!!

Luego de habernos quedado en casa el fin de semana largo de navidad, era justo y necesario tomarnos unas mini vacaciones y empezar a descubrir las maravillas de este hermoso país.

Avisamos en el trabajo que nos ausentaríamos el miércoles 31 ya que partiríamos a primera hora rumbo a Queenstown, una ciudad muy linda al sur de la isla sur de NZ. Día martes 30 nos dormimos muy tarde preparando todo para el viaje, cargando el auto, y recordando lo que no debía faltar. Dormimos sólo 4 horas (muy poco y aún cansados del trabajo de los días lunes y martes) y salimos de Christchurch a las 7 am. En el camino, como suele ser costumbre en este rincón del mundo, suelen haber diferentes estados de clima durante el día, así que salimos con lluvia, en el camino hacía mucho calor, nos pilló la neblina, la lluvia, el frio, el calor, y así fueron las 7 horas de viaje con 2 paradas a comer y cargar combustible y otras cuantas para fotografiar. Luego de haber pasado por muchos pueblos en medio del camino, haber manejado yo sola todo el viaje ya que Alex no tiene licencia y no sabe manejar, llegamos a Queenstown!!

El taco que había para entrar a la ciudad era impresionante, nosotros debíamos cruzar al otro lado ya que nos instalaríamos en un camping a 11 km de la ciudad. Para esas alturas, era la único disponible para poder dormir. Los campings más cercanos, eran más chicos y ya estabas copados, al igual que hostels en la ciudad. Creo que en el intento de entrar a Queenstown, cruzar y llega al camping, nos tomó fácilmente 1 hora más de viaje.

Captura de pantalla (1)

Cuando llegamos a Queenstown, llovía torrencialmente y con viento. Una locura que de verdad daba miedo. Nos registramos en el camping, y justo en el momento en que buscábamos un espacio donde instalar la carpa, salió el sol, pero un sol de mierda que quemaba. Puto clima de mierda que hay por acá, a veces lo odio, no sé si andar con polera o con abrigo.

IMG_20141231_175926
Nuestro compañero de ruta y la carpa enorme que nos prestaron
IMG_20141231_222631
2 Horas previas a terminar el 2014 y esta era nuestra situación dentro de la carpa

Nuestro kiwi flatmate, nos ofreció todo el set de camping que tenía, cocinilla, carpa, set de platos y vasos, linterna, chilly bin (la coolera), y un puto colchón inflable que para rematar, nos condoreamos (pero de eso les contaré en otra entrada). Con todo esto, nos salvó el viaje completo, ya que sólo tuvimos que gastar dinero en combustible y comida/bebestibles (que por cierto llevábamos al por montón).

Y el año nuevo?

Cuando eran las 23hrs exactas, del 31 de Diciembre del 2014, al cielo se le ocurrió abrirse y detener la tormentosa lluvia que nos acechaba y nos tenía atrapados dentro de la carpa. Nos abrigamos porque hacía un frio de puta madre, agarramos el auto y bajamos a la ciudad.

No miento cuando digo que el cielo se abrió, si hasta una luna brillante apareció (y me salió verso)
No miento cuando digo que el cielo se abrió, si hasta una luna brillante apareció (y me salió verso)

Llegar al centro y empezar a buscar estacionamiento fue otra odisea, estaba todo lleno, lleno, lleno. No había siquiera donde detenerse para pensar y ver que hacer jajaja, a ese nivel. Luego de ir y volver por calles que no iban a ningún lado, encontramos un estacionamiento de pago, que por la hora ya no lo era. No era tan alejado del centro y como había mucha más gente, nos estacionamos ahí. Salimos a congelarnos, yo con abrigo y mitones (guantes de lana) y Alex con todo lo que tenía para abrigarse y en el camino vimos como la gente andaba de polera, y las chicas de vestidos cortos, con escotes y grandes tacos. No sabemos si para ellas es tanta la importancia del aspecto físico, que prefieren verse bien y cagarse de frio, o simplemente están acostumbrados al frio. De verdad yo iba congelada, y si, soy friolenta, pero con sentido común posombre!

Pocos minutos antes de las 00:00 seguimos a la masa de gente, porque no sabíamos siquiera a donde ir. Llegamos a la orilla del lago, mucha gente de todos los países imaginables reunidos en un solo lugar, (por primera vez me sentí extranjera entre más extranjeros), comenzó la cuenta regresiva y con los fuegos artificiales se dió inicio al año 2015.

DSC_0123
No hizo falta extrañar la pirotecnia
DSC_0120
El único detalle, eran muy pocos

Ustedes se imaginarán que por estar en una de las ciudades más lindas de New Zealand, país del primer mundo y cosmopolita, rodeados de gente del  mundo por donde se le mire, fue un año nuevo maravilloso? Pues se equivocan. Luego del término del 3…2…1 y el inicio de los fuegos artificiales la gente se quedaba mirando la pirotecnia, sacando fotos y con suerte algunos gritando Happy New Year al aire. Acá no hubo euforia, ni abrazos, menos eso de quedar bañados en champaña, naaaaaaaada. Con Alex nos dimos nuestro abrazo, disfrutamos la pirotecnia y nada, no entendíamos nada. Fue un inicio de año rodeados de extraños, alejados de lo que es nuestro hogar en este país, solos pero acompañados el uno del otro. De verdad quedamos asombrados de lo aburridos que son. De todas maneras lo disfrutamos, el hecho de que haya sido diferente, no deja de hacerlo especial y único.

Luego de 14 minutos de pirotecnia, la gente se disolvió y comenzó a irse a pubs, restorantes o simplemente se quedaba cerca de un escenario que había con música electrónica y se ponía a bailar en la calle punchi punchi. Acá está prohibidísimo beber alcohol en la via pública, de hecho, eran las 23 hrs del 31 y la gente ya estaba ebria casi a punto de finalizar el carrete. Este mundo acá es al revés.

El escenario al fondo, y la gente bailando en la calle con no sé cuantos grados de frio
El escenario al fondo, y la gente bailando en la calle con no sé cuantos grados de frio

Aunque faltó la euforia, los gritos, el alcohol en la calle, la caña del día siguiente, el alcohol en la calle (se me sale lo huachaca a veces), no nos faltaron los saludos de los amigos y familia de chile, y tampoco estuvimos faltos de abrazos, ya que acá también hemos hecho lazos con gente realmente increíble. Así que no nos sentimos solos para nada.

Son muy aburridos en este país para celebrar, es verdad, pero son circunstancias de la vida que se deben vivir para saberlas y poderlas comentar. Para mi, a pesar todo lo que le faltó, me encantó estar aquí. No tengo más nada que decir.

Nos dieron como las 1am caminando por la ciudad, fuimos por unas pizzas que terminamos de comer en el auto ya que estábamos muriendo de frio y decidimos irnos a descanzar. El día de viaje ya había sido bastante agotador, no andábamos de ánimo de conocer gente en la calle, ni siquiera pillamos a un grupo de latinos como para sumarnos. Llegamos a la carpa y disfrutamos dormir.

Definitivamente, un año nuevo MUY diferente para nosotros.

Esperamos que todos nuestros lectores y seguidores hayan tenido un excelente inicio de año, cumplan sus metas y sueños para este año, que de verdad, nada es imposible. Un abrazo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: