Me Fui De Chile Antes De Los 30

Hace muchos años dije que debía salir de Chile antes de los 30 años. Lo hice, y lo mejor de todo, es que me vine con mi compañero de vida. Estamos en Nueva Zelanda

Fin de semana largo, y nos fuimos de viaje

Fin de semana de semana santa y fue la primera vez en mi vida que no tuve que bancarme las películas que dan toda la puta vida en la TV abierta en Chile, ni gente que no come carne, ni días de “recogimiento” ni nada parecido, ni los famosos ramitos de domingo de ramos. Fue un fin de semana más, pero si con huevitos de chocolates vendiéndose en todos lados.

Aunque acá eran días de public holidays (feriados) los días viernes 03 y lunes 06 de abril, (sí señores, acá el día lunes es el famoso easter monday y es feriado también), pero a Alex le pidieron si podía trabajar el día viernes. Así que partimos luego que Alex volvió del trabajo rumbo al sur de la isla sur.

Como salimos de casa a eso de las 4.30pm el viernes , yo no había almorzado por no querer cocinar y Alex almuerza a eso de las 12pm en el trabajo, íbamos cagaos de hambre, así que en Ashburton, pasamos al McDonald’s a comer algo. Y es que acá muchas opciones de comida rápida no hay. Es McDonald’s, Burger King, Fish and Chips, pizza hut o domino’s pizza o Subway. Hay comidas asiáticas, pero los aliños y especias picantes no son de mi agrado, asi que Mc Donalds nos salva de todas 24/7 y no es chiste. En fin, Ashburton es un pueblo a menos de 1hr 30 de Christchurch, mucho menos si viajan rajaos por las carreteras. Yo que manejo con cuea a 100kh/hr que es el máximo permitido en New Zealand, me demoro un poco más siempre. No estoy ni al lado con las multas ni con un accidente por irresponsabilidad mia.

La idea era llegar esa misma tarde a Dunedin. Eran casi las 9 de la noche, y llegamos a Oamaru, ninguno de los 2 teníamos muchos megas para navegar por internet (por culpa del cambio de casa se nos fueron todos), así que nos instalamos al lado de una caseta de Spark y nos conectamos a internet a buscar donde llegar a dormir o acampar. Después de alrededor de una hora, estacionados haciendo nada (al menos yo), compramos unos mini arrollados primavera, que acá no cuestan nah $100 pesos como a la salida del metro Usach pero igual salvaban, y nos fuimos camino a un camping del DOC a 20 minutos de Oamaru.

Donde dormimos en Oamaru: Glencoe Camp Site del DOC. $6 NZD por persona. Baños y agua

En Oamaru ocupando wifi y yo jugando con mi cámarita

En Oamaru ocupando wifi y yo jugando con mi cámarita

En Glencoe Camp Site, a 20 minutos al sur de Oamaru. Desayunando

En Glencoe Camp Site, en la mañana siguiente. Calentando agua para desayunar

Lo bueno de tener un station wagon, poder dormir en él. Aunque no está permitido.

Lo bueno de tener un station wagon, es poder dormir en él. Aunque no está permitido (dicen).

Después de haber pasado la noche en el campsite, volvimos a la ruta camino a Dunedin.

A un lado del camino

Al lado del camino

Regresando a la ruta

Regresando a la ruta

Saliendo del Campsite, esta era la vista

Saliendo del Campsite, esta era la vista

Y bueno, luego de haber vuelto a tomar la carretera camino a Dunedin, no pasó ni media hora y nos tuvimos que detener obligadamente en una zona de descanso que estaba frente al mar. Y es que la vista era maravillosa. Habían campervans y tiendas, aún cuando supuestamente estaba prohibido (para variar). Esta parada estaba un poco antes de llegar al Shag Point Matakaea, que nos perdimos por no saber qué era, así que tenemos un regreso pendiente.

Poco antes del medio día

Poco antes del medio día

El mar y las nubes son algo que no dejan de sorprendernos

El mar y las nubes son algo que no dejan de sorprendernos

aaaawwww <3

Cosas raras que salen del mar

Cosas raras que salen del mar

LLEGAMOS A DUNEDIN

Al fin, luego de un millón de paradas imprevistas (de eso se trata también el viajar), llegamos a Dunedin el sábado 04 . El centro, muy parecido a lo que son las ciudades en general de Nueva Zelanda, con tiendas, bancos, iglesias, parques y edificios, las calles igual de enredadas para conducir, estacionamientos de pago en el centro, mucho tráfico y calles en pendiente. Estacionamos el auto pasado el centro, estiramos las piernas y nos pusimos a caminar. Dunedin tiene muchos lugares turísticos, así que nos fuimos a conocer lo que más pudimos.

La ruta de Christchurch a Dunedin, con paradas intermedias.

La ruta de Christchurch a Dunedin, con paradas intermedias.

The Dunedin Chinese Garden

Llegamos a un Jardín chino (no era japonés). La entrada era de $9 NZD por persona. Ya estábamos ahí, no nos íbamos a ir en la del cagao (egoísta) y no entrar, para qué, verdad? Bueno, para alguno quizás no valga la pena entrar, para mi, si lo valió. Es un lugar que te aparta del ruido de la ciudad, te cuenta un poco de los jardines de china y te transporta. Lindo, bien cuidado. Pero nada más que eso.

La entrada al Jardín chino

La entrada al Jardín chino

DSC_0152

Bonsai de 1973

Bonsai creado en 1973

DSC_0193

Un rompecabezas, pero the real rompe cabezas. Igual lo armamos.

Un rompecabezas, pero the real rompe cabezas. Igual lo armamos.

El mundo exterior no puede quedar de lado, es imposible (lo digo por la antena de fondo)

El mundo exterior no puede quedar de lado, es imposible (lo digo por la antena del fondo)

Dunedin Railway Station

Llegamos a la magnífica estación de trenes de Dunedin, inaugurada en 1906. Sus jardines en el exterior y la mantención del interior, te asombran por si solos. Nada que decir, una maravilla.

Dunedin Railway Station

Dunedin Railway Station

DSC_0279

DSC_0275

DSC_0272

DSC_0261

Nos creemos turista de foto

Nos creemos turista de foto

Toitū Otago Settlers Museum, Dunedin

Nunca me he considerado fanática de los museos y creo que de tanto ir en mis años de colegio al Museo Nacional de Historia Natural y al Museo de arte precolombino que es más fome que acuario de almeja, me dejaron aburrida de los museos en general, aún cuando en Santiago encontramos muy buenos museos a los que la verdad, de floja nunca fui. Alex es muy al contrario, le gusta mucho ese saber por la historia, y creo que le he tomado el gustito sólo gracias a él, ya que es muy diferente cuando te explican la historia de manera simple y didáctica.

Cuento corto, después de haber ido al Octagon, que es una calle con forma de octágono y 8 salidas a calles en el centro de Dunedin, pasar a comer unas hamburguesas al Stuart St Mac’s Brew Bar (insisto que acá los menú no son muy variados y no me voy a poner experimentar a mitad de un viaje) nos fuimos a recorrer el primer museo en el que se nos fue la tarde y estuvimos cerca de 3 horas, hubieramos seguido, pero nos dieron las 5pm y era hora de cierre. Y nos quedó un poco por recorrer.

Les dejo algunas fotos de lo que pueden encontrar en el museo. Y si, se puede fotografiar.

A la salida del museo, nos encontramos con un clima muy agradable en Dunedin, pero el viento, te lo encargo.

DSC_0411

Catedral anglicana de Saint Paul, construida en 1863 (Vista trasera)

DSC_0419

Foto en un puente!

Baldwin Street, Dunedin

La calle más empinada del mundo, según ellos y según el Guinness World Records 2013.
Como chilenos conocedores de las costas chilenas, creemos que en Cartagena o Valpo las hay más empinadas. Pero es todo un evento estar aquí, no lo podíamos perder.

DSC_0425

Las casas ladeadas eran lo mejor!

Luego de esto, nos fuimos a Tunnel Beach, pero comenzó a llover y hacía demasiado frio, lo dejamos para el día siguiente. La noche se hacía presente, fuimos al supermercado a abastecernos de puras cabezas de pescado (tonteras) y buscamos donde dormir. Buscamos en internet hostales o moteles. Como no sabíamos cómo chucha funciona el sistema de recepción en estos y al ver que en internet lo precios superaban los $200 NZD, terminamos buscando donde dormir en el auto nuevamente. Afortunadamente, siempre hay blogs viajeros donde encontrar información, así fue que encontramos.

Donde dormimos en Dunedin: Ocean View Recreation Reserve (710 Brighton Rd, Ocean View 9035). Es una zona de recreación, donde habían varias motorhome y campervans. Decía que se aceptaba un máximo de 5 campervans, pero habían más. Baño y agua disponibles.

Al parecer, los de seguridad habían ido a pintar el mono al lugar y una chica nos dijo algo a la que no le entendimos ni mierda. Estacionamos y nos acomodamos para dormir dentro del auto nuevamente. Alex se durmió en seguida, y yo, preocupada que no llegara nadie a multarnos por dormir en el auto, dormí a sobresaltos.

Día domingo, 7 de la mañana y ya habíamos despertado, salí a la playa a fotografiar y a las 8 nos dispusimos a desayunar en el mismo lugar. Ahí conocimos a una pareja de argentinos, Vicky y Nico que venían de Fox Glacier viajando por la isla sur en su minivan (que era su casa). Compartimos la mesa luego de enterarnos que hablaban español. Y si, es que acá cuando conoces a alguien lo primero que haces es hablarle en inglés. Compartimos datos, y los dejamos invitados a Christchurch. Así es como uno conoce gente linda en este viaje.

DSC_0537

Si no fuera por dormir en el auto, no pillaríamos estos amaneceres

DSC_0544

IMG_20150405_093624

Nuestro comedor de desayuno con vista al mar. Gratis y con gente linda

Tunnel Beach

Luego de nuestro desayuno, nos fuimos a un lugar que habíamos leído era un imperdible. Fuimos, era un trecking de bajada de unos 20 minutos, la vuelta sería un suplicio. De lejos decíamos “ah, eso debe ser… si, se ve bonito”. La sorpresa fue cuando llegamos. Mejor les dejo imágenes.

DSC_0550

Esto creímos que era, al llegar abajo, fue la sorpresa

DSC_0561

Por algo se llama Tunnel Beach. Este era el túnel que te llevaba hasta la playa

IMG_20150405_100826

Bajando a la playa

DSC_0582

En shock. Estar ahí fue increíble

IMG_20150405_103649

Desde el arco hacia la playa

IMG_20150405_101741

Desde la playa hacia el arco

DSC_0622

Increíble, ya tengo un lugar favorito en el mundo

Otago Museum, Dunedin

Fascinados por el primer museo, no podíamos perdernos uno de los museos más importantes de Nueva Zelanda. Aquí también podíamos fotografiar, sin flash eso si. Pero antes, necesitaba recargar la batería de mi cámara, así que pasamos al café a servirnos una cosa poca mientras esperábamos que mi batería volviera a la vida. Este museo tiene 7 galerias, entre marina, animales, personajes de la historia, y no recuerdo más. Había un moai de la isla de pascua que fue comprado en 1929 por el Museo de Otago. Se cree que pudo haber sido sacado de Rapa Nui a finales de 1800. Si quiere más información de este museo visite su página

Les comparto una galería de fotos

Ya se hacía tarde y nos quedaba por recorrer, así que nos fuimos de Dunedin.

Almorzando al lado del camino, en Kaka Point

Camino al final de la isla sur, nos detuvimos a cocinar una cosa poca. Encontramos una zona de descanso y nos instalamos. Les dije que acá no hay mucha variedad de comida, y necesitábamos comer COMIDA. Nada que un paquete de fideos con salsa no solucionaran.

Nugget Point

Luego de un intento fracasado de ver a los pinguinos de ojos amarillos, llegamos a los alto de una colina donde estacionamos el auto e hicimos un pequeño trekking de 15-20 minutos para llegar al faro. Lo primero es la vista, incríble, luego los Nuggets que son islotes rocosos en el mar. Construyeron un faro entre 1869-70 para avisar la presencia de los nuggets (?).

DSC_0768

DSC_0782

DSC_0788

Los nuggets

DSC_0790

La inmensidad del mar

DSC_0796

El faro que funciona automáticamente

Ya se hacía tarde y comenzaba a anochecer, nos quedaba una última parada, Invercargill.

Invercargill

Luego de casi 3 horas de camino, pasar por pueblos que de noche se ven terroríficos, llegamos a Invercargill a eso de las 9 de la noche del domingo. Mi copiloto, se durmió y despertó después que llegamos. El cansancio era demasiado, ya no queríamos buscar un campsite, asi que nos conectamos a internet y nos pusimos a buscar hotel/hostal/motel lo que fuese. Necesitábamos una habitación. El viaje no lo planificamos para nada, es por eso que no nos desgastamos haciendo reservas a hostales con anterioridad, nunca sabíamos dónde nos íba a encontrar la noche. A través de la página Booking comenzamos a cotizar. Reservé el primer hotel que me apareció y el que fuese más barato. Hice la reserva y nos dirigimos al hotel. El problema fue que no había recepción, no podía cancelar la reserva y sin pensarlo, llamé al número que me enviaron a través de mi correo. En 15 minutos iría alguien a recepción a recibirnos. El hotel era Quest, la noche salía $89 NZD (unos 45 mil pesos chilenos) que no encontramos caro para no haber hecho reserva ni nada con la debida anticipación. Luego de hacer el check in, nos fuimos a la habitación, para nosotros, era más de lo que esperábamos, era un mini departamento, con todo incluido, hasta cocina. Nos duchamos, ya que lo necesitábamos en exceso, un tecito y a dormir.

IMG_20150405_234517

Mi felicidad por dormir en una cama

Día lunes en la mañana partimos a Bluff Hill, a 20 minutos de Invercargill, donde se puede observar las islas que se encuentran al sur de la isla sur.

Ruta completa

Ruta completa

DSC_0827

DSC_0830

DSC_0859

Bluff Hill. Motopohue

DSC_0860

Bluff Hill. Motopohue

DSC_0893

Las cosas raras que uno se encuentra en el camino. Bluff Hill. Motopohue

DSC_0894

Bluff Hill. Motopohue

DSC_0901

Bluff Hill. Motopohue

DSC_0915

Bluff Hill. Motopohue

Y ahora nos acabamos de dar cuenta, que estuvimos a la vuelta del final de la Ruta 1, donde está el Stirling Point. Así que esta entrada tendrá una segunda parte por todo lo que nos quedó pendiente visitar. Esperemos que nos toque un mejor clima claro está. 

Medio día en Bluff, y ya era hora de regresar a Christchurch. Serían 8 horas de manejo ininterrumpido. Pero para variar, nos retrasamos.

Moeraki Boulders, última parada

Entre Dunedin y Oamaru, podemos encontrar las famosas  Moeraki Boulders. Piedras redondas de inexplicable procedencia. Yo creo que cayeron desde cualquier lado de la galaxia. La marea alta no dejó disfrutarlas en su esplendor, pero hicimos lo que pudimos.
Para llegar a la playa, tontamente llegamos por el cafe/restorant que se roba toda la atención para que vayamos por ese camino. La idea es que les pagues a ellos $2 dólares por hacer uso de su escalera “privada” para bajar a la playa. Si se fijan, a la derecha del camino hay un cartel del DOC por donde se puede ingresar gratuitamente, claro que para llegar a las piedras hay que caminar un poco más. Creo que no controlan la entrada por el restorant, pero si se quiere ahorrar una llamada de atención y evitar pagar $2 dólares por persona, vaya por el camino indicado por el DOC y no por el del café/restorant. Igual nosotros no pagamos, el café estaba cerrando y ni al lado con pagar, nos sentimos engañados.

DSC_0926

DSC_0936

DSC_0946

DSC_0953

Yo no abrazo árboles, yo abrazo piedras redondas

Y bueno, esa fue nuestra última parada antes de llegar a Christchurch. Nos faltaron un montón de lugares, pero como este viaje no se acaba, luego volveremos y recorreremos lo que nos faltó. 3 días es muy poco para todo lo que se puede explorar en este país. Las distancias son cortas, pero las carreteras alargan las horas de viaje, ya que los caminos tienen demasiadas curvas y muchas pendientes. Fue un viaje totalmente no planeado, mi única intención era llegar al final de la isla sur y lo hice. Pero en el camino vas encontrandote con uno y otro lugar para visitar que te van retrasando.

Un abrazo y disfruten la entrada galería que me esmeré en hacerle lo más didáctica y completa. Nos leemos en la próxima entrada

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Gracias por su visita, vuelva pronto

  • 14,699 visitas

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.168 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: